lunes, agosto 13, 2007

Sneijder y la fiebre holandesa

Los Países Bajos han sido toda la vida cuna de grandes (bueno y no tan grandes) jugadores que han acabado recalando en nuestro fútbol, empezando por un tal Johan Cruyff, acabando por el recién llegado Wesley Sneijder pasando por los Koeman, Reiziger, Overmars, Ronald y Frank de Boer y hasta el extravagante Davids o el superclase Clarence Seedorf (al que aún da gusto verle).

Curiosamente, exceptuando el mediapunta del Milan, todos los anteriormente mencionados en esta pequeña lista, son ex barcelonistas; si bien es cierto que la tendencia de fichar jugadores provenientes del país de los tulipanes se ha invertido drásticamente en estos últimos tiempos, pasando a ocupar la hegemonía en la importación de jugadores holandeses la entidad presidida por Ramón Calderón, y es que con la llegada del mediocampista del Ajax pasan a ser 3 los holandeses afincados en el entorno de Valdebebas: el propio Sneijder, Drenthe y Ruud Van Nistelrooy.

Personalmente yo no discuto la calidad de los recién llegados, pero sí que he de decir que me asustan las cifras que se barajan para estos jugadores. Es cierto que el extremo de Utrecht tiene buena pegada (18 goles en 30 partidos en la Liga Holandesa), 35 internacionalidades a sus sólo 23 años, destacando su polivalencia para jugar en banda o en el mediocampo; pero habrá que esperar a comprobar si la responsabilidad de dirigir a un equipo campeón como el Madrid puede caer en un joven recién llegado cuando auténticos superclases en su posición se han estrellado de forma continuada.

Lo cierto es que se trata de una apuesta fuerte, muy fuerte (25 millones y medio de euros a pagar en 4 plazos), y aunque al menos es un fichaje que satisface y mucho las exigencias de Schuster deberá cumplir con creces las expectativas que el aficionado merengue pueda tener para con una inversión que junto con Drenthe sumaría algo más de 40 millones. Y si se habla de que Robben rondaría los 30, la suma alcanzaría un total de cerca de 70 kilos apostando por auténtico producto manufacturado holandés.

Luego la fórmula quedaría algo parecido a esto:
Robben + Drenthe + Sneijder = (algo menos que un) Kaká

¿Tú que prefieres? Yo me voy a mojar: a los holandeses. Son jóvenes, buenos, con mucho futuro y sobre todo no sobrecargan una posición de sobra cubierta en el conjunto blanco.